REVISTA DE SUSTENTABILIDAD

Reforestación, una solución verde ante el calentamiento global

Reforestación, una solución verde ante el calentamiento global

Antes de la intervención humana, la mayor parte de mundo donde vivimos actualmente era bosque, eso quiere decir que construimos nuestras ciudades sobre los bosques, olvidando que pertenecemos a la naturaleza al igual que 8,4 millones de especies en el planeta.

Nuestro hábitat dejó de ser nuestro hábitat natural, generando una serie de cambios y graves impactos negativos sobre el medio ambiente global.

Se estima que los bosques cubren el 30% de la superficie de la tierra y que ahí vive la gran mayoría de especies del planeta. Además, se estima que aproximadamente el 20% de la población mundial depende de los bosques para su supervivencia.

Los bosques no son exclusivamente una fuente de madera o de belleza paisajística para el ser humano, a través de la fotosíntesis, la vegetación convierte energía solar en energía química, absorbiendo dióxido de carbono del aire, siendo retenido en la biomasa del bosque dentro de los troncos, ramas, follaje, raíces y en el carbono orgánico del suelo y liberando de este proceso oxígeno hacia la atmósfera.

Se puede decir entonces, que los bosques son grandes superficies que protegen la atmósfera del carbono, y le entregan oxígeno.

Existe un proceso constante que tiene lugar en el bosque, En los árboles jóvenes, el carbono es absorbido o “secuestrado” rápidamente, mientras que, en los bosques maduros, el secuestro de carbono termina siendo equivalente a la descomposición forestal y el balance de carbono termina en equilibrio. En ese momento el bosque deja de absorber carbono y se convierte en un gran depósito de carbono.

Si los árboles son destruidos, el carbono que contienen es liberado y regresa a la atmosfera, convirtiéndose en una fuente de emisiones de gases de efecto invernadero.

Cuando los árboles vuelven a crecer o son reforestados, el ciclo se reinicia y los árboles nuevos comienzan a absorber carbono nuevamente.

Reforestación y cambio climático.

La reforestación se puede definir como “repoblar un territorio con árboles”. Generalmente dicho territorio estaba poblado en el pasado reciente con árboles y bosques que fueron deforestados o destruido por causas generalmente antrópicas, como incendios, ampliación de zonas urbanas o agrícola, etc.

Hoy estamos en el umbral de una crisis inminente debido al cambio climático, pero este fenómeno tiene dos orígenes bastante claros y ya estudiados.

Por un lado, está el origen relacionado a la naturaleza, con sus erupciones volcánicas y procesos biológicos inevitables donde sólo podemos observar y aceptar.

Por otro lado, la segunda causa es la actividad humana. La emisión de CO2, la deforestación, la explotación de recursos naturales de forma irresponsable, el maltrato de los suelos y un sinfín de prácticas heredadas de generaciones pasadas, son las actividades humanas que han acelerado el cambio climático, generando el calentamiento global.

Frente al evidente avance del cambio climático, si hay cosas que cada uno de nosotros podemos hacer, y la reforestación es una de ellas.

Reforestar es vital para los ecosistemas terrestres y para las personas, pues ayuda a la recuperación de cuencas hidrográficas, crea barreras contra el viento, detiene la erosión de los suelos, absorbe las partículas de carbono en el aire entre otros beneficios.

Actualmente se han realizado estudios internacionales y dentro de sus conclusiones se refieren a que “la reforestación puede convertirse en una de las "estrategias más efectivas" para combatir el cambio climático y mitigar el aumento de las temperaturas, demostrando la importancia de la reforestación para combatir el cambio climático.

Si bien la reforestación de árboles beneficia enormemente el medio ambiente, esta actividad no resuelve todo el problema.

Es necesario además modificar nuestros patrones de vida y de consumo relacionados con la energía y las emisiones de CO2 para intentar mitigar los efectos del calentamiento global.

Frank Trebilcock Arrive.

Compartir