REVISTA DE SUSTENTABILIDAD

Ley REP: Medio Ambiente prepara metas para basura electrónica

Ley REP: Medio Ambiente prepara metas para basura electrónica
viernes 23 agosto 2019

Ya tiene en su poder un estudio que servirá de insumo para definir la normativa y metas asociadas a la recolección y revalorización de estos residuos en 2020.

La basura electrónica es proporcional a la riqueza de los países. Mientras más desarrollado, más e-waste genera por el consumo de aparatos eléctricos y electrónicos. Según el reporte “The Global E-waste Statistics Partnership 2017” de United Nations University (UNU), los países con mayor generación de residuos por habitante son Noruega con 28,5 kg, Reino Unido, 24,9 kg y Dinamarca, 24,8 kg. En el otro extremo están Nigeria con 0,4 kg/hab y Etiopía con 0,5 kg/hab.

En Chile la basura electrónica comienza a tomar relevancia en el marco de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento del Reciclaje (Ley REP), que incorporó a los Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE) entre los seis productos prioritarios para reciclar y valorizar. Con el objetivo de recabar antecedentes técnicos y económicos para la evaluación de las metas de recolección y valorización para los AEE, el Ministerio del Medio Ambiente, Fundación Chile y E2BIZ Consultores realizaron un estudio para caracterizarlos.

De acuerdo a esta investigación, Chile generó 9,6 kg/hab en 2017 y las proyecciones a 2027, indican que esa cifra crecerá al 13,9 kg/ hab. A nivel regional, el país ocupa el tercer lugar luego de Uruguay, con 10,8 kg/hab y Costa Rica, 9,7 kg/hab, según el Global E-Waste de UNU 2017.

En 2018 Chile consumió 372.277 toneladas de aparatos eléctricos, como refrigeradores, lavadoras o aspiradoras y electrónicos, como pantallas, monitores, celulares, y las proyecciones indican que en 2027 el consumo del país llegará a 391.714 toneladas, con una tasa de crecimiento anual promedio de 0,8% para el período 2018-2027.

El mercado local del e-waste.

Si bien todavía están pendiente la normativa y metas asociadas a la gestión y reciclaje de la basura electrónica, ya existen diversas empresas que han apostado por la gestión del e-waste y que operan con diversos modelos de negocio.

El estudio del MMA señala que un 94% de los métodos de recolección de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) corresponden al convenio con empresas business to business (B2B), donde distribuidores y/o productores establecen contratos con gestores que se hacen cargo de residuos asociados a su actividad.

Hoy existen 17 empresas que cuentan con autorización para ser destinatarios de residuos peligrosos y no peligrosos y, en cuanto a los procesos de pretratamiento de RAEE, existen seis compañías principales a nivel nacional. Una de ellas es Recycla que desde 2003 se encarga de la gestión de residuos RAAE, con capacidad para recepcionar 4.000 toneladas.

Fernando Nilo, presidente y fundador de Recycla Chile y Fundación Recyclápolis, explica que su modelo de negocio funciona a partir de la recolección a través de contenedores ubicados en lugares públicos o retiro de residuos, los que luego son enviados a una planta de reciclaje. Allí se clasifican y luego se desarman, y el material reciclable que se rescata se envía a una empresa especializada. “En países desarrollados existen sistemas que permiten realizar los procesos de reciclaje de manera automatizada, por ejemplo, con máquinas que separan los materiales a través de magnetismo”, comenta Nilo.

Otro de los actores de este mercado es la Fundación Chilenter -parte de la red de fundaciones de presidencia-, que desde 2009 es la única que se encarga de reacondicionar tecnología para entregarla a colegios vulnerables. A la fecha ha reparado 100.000 computadores, lo que significa casi un 60% de las 34 toneladas de residuos que reciben al mes. Además, tiene un área de trabajo en la que reciclan equipos como impresoras, celulares y teclados, entre otros.

“Estos aparatos son totalmente desarmados y se separan sus componentes, como las fuentes de poder, lata, circuitos eléctricos y electrónicos o plástico. Por ejemplo, las latas y cables van a proveedores nacionales que los utilizan para convertirlas en nueva materia prima”, explica Gustavo Lagos, director ejecutivo de Chilenter.

El destino de los residuos.

En Chile aún no existe la tecnología para retirar los metales -cobre, plata y oro- incorporados en las placas y tarjetas electrónicas, y separarlos de los plásticos; por ello, muchas de las firmas exportan los residuos. Se estima que el 19% del e-waste se envía a mercados como Europa y Asia, y según la Cámara de Comercio de Santiago, el 70% se exporta a China.

Nilo detalla que Recycla envía tarjetas electrónicas a refinerías especializadas de Asia, ya que “en ese continente pagan un alto valor por los metales preciosos que contienen. También exportamos equipos electrónicos completos, ya que en ese país el reciclaje es automatizado y mecanizado lo que hace económicamente más viable el proceso”, dice.

Chilenter también ha apostado por mercados internacionales y ya ha realizado 37 exportaciones de circuitos y componentes electrónicos, las últimas a Corea y Japón, países en donde a través de procesos de fundición, extraen los metales.

Recuperar metales preciosos en Chile.

En noviembre de 2018 Chilenter se adjudicó un proyecto de Corfo de Economía Circular para implementar un laboratorio para recuperar metales preciosos -oro, plata y bronce- de circuitos electrónicos. Una tarea que hasta ahora no se realiza en Chile ni en Latinoamérica, y que abre nuevas posibilidades para ampliar el mercado del reciclaje de estos residuos en el país.

 Lagos comenta que están realizando pruebas pilotos con una metodología basada en parálisis en ausencia de oxígeno. “Desde enero estamos trabajando en el proyecto y ya tenemos el laboratorio instalado en nuestra planta. Con las pruebas veremos qué tan factible es recuperar metales preciosos, para así escalarlo”, adelanta Lagos.

¿Qué se entiende por e-waste?

Categorías y ejemplos:

Aparatos de intercambio de temperatura: aire acondicionado, calefactores, refrigeradores, congeladores.

Monitores, pantallas: televisores, monitores de computadores, laptop, tablets.

Lámparas: de descarga, fluorescentes y LED.

Grandes aparatos: lavadoras, secadoras, lavavajillas, fotocopiadoras, impresoras grandes, paneles fotovoltaicos.

Pequeños aparatos: microondas, tostadores eléctricos, aspiradoras, afeitadoras eléctricas, video cámaras, aparatos de radio, etc.

Pequeños equipos TI: Celulares, cargadores, routers, impresoras personales, GPS.

Fuente: https://www.df.cl/noticias/tendencias/df-lab/ley-rep-medio-ambiente-prepara-metas-para-basura-electronica/2019-08-21/175912.html

Compartir