REVISTA DE SUSTENTABILIDAD

Día Mundial de las aves migratorias

Día Mundial de las aves migratorias
viernes 17 mayo 2019

El 11 de mayo de 2019 se celebró El Día mundial de las aves migratorias en chile y en el mundo. Esta es una campaña anual de sensibilización que destaca la necesidad de conservación de las aves migratorias y sus hábitats.

El año 2006, la Secretaría del Acuerdo para las Aves Acuáticas Africano-Euroasiáticas (AEWA por sus siglas en inglés) junto con la Secretaría de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS) dieron origen al Día Mundial de las Aves Migratorias.

El segundo sábado de cada año, en el mundo se organizan eventos públicos como festivales de aves, programas de educación ambiental y excursiones a lugares de observación de aves.

El año 2019 la campaña se centra en proteger a las aves de las agresiones que sufren por presencia de plástico en sus hábitats, bajo el lema “Protege las aves. Haz algo práctico para contra la contaminación de plástico”.

El principal motivo que ha obligado a muchos seres vivos a desplazarse desde su lugar de origen a otros destinos es la búsqueda de alimento.

Las aves, con su extraordinaria capacidad de vuelo, son las criaturas que han realizado los movimientos más sorprendentes, viajando algunas especies miles de kilómetros desde el hemisferio norte hasta el sur.

De las 10.000 especies distintas de aves a nivel mundial, 1800 se han clasificadas como “aves migratorias”. Estas presentan la necesidad de nómada de trasladarse antes que haya variaciones de clima estacional que sea desfavorable para el apareamiento y desarrollo de crías.

La migración de aves se denomina “movimiento migratorio” y se define como un desplazamiento que realiza toda la población o parte de ella de una especie de aves con la finalidad de aprovechar la abundancia estacional para generalmente poder anidar.

¿Pero por qué las aves migratorias necesitan protección?

Volar largas distancias implica cruzar muchas fronteras entre países con diferentes políticas ambientales, legislación y medidas de conservación. Es necesaria la cooperación internacional entre gobiernos, ONG y otras partes interesadas a lo largo de toda la ruta migratoria de una especie para compartir conocimientos y coordinar los esfuerzos de conservación. El marco legal y los instrumentos de coordinación necesarios para dicha cooperación son provistos por acuerdos ambientales multilaterales como CMS y AEWA.

La migración es un viaje peligroso e implica varios tipos de amenazas, generalmente causadas por actividades humanas. Como las aves migratorias dependen de una variedad de sitios a lo largo de su área de distribución, la pérdida de los sitios de invernada y escala podría tener un impacto dramático en las posibilidades de supervivencia de las aves.

En este sentido, existe un tratado firmado en 1971 denominado “Convención de Ramsar” (recibe este nombre por la ciudad iraní donde fue firmado el tratado) que actualmente consta de 168 países miembros.

Esta convención es un tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y uso racional de los humedales y sus recursos.

Chile firmó el tratado en 1981 y, a la fecha, ha designado 14 Sitios Ramsar con una superficie total de protección de 362.020 hectáreas. Todos estos sitios son humedales de importancia internacional y proporcionan importantes áreas de alimentación, nidificación y refugio a las aves locales y a especies migratorias provenientes del hemisferio norte y de otras zonas.

Si bien, este tipo de convenciones proveen cierta protección a las especies locales y foráneas, el lema de 2019 se relaciona con la contaminación con plástico y el impacto de la contaminación plástica en las aves migratorias y su hábitat.

Se estima que el 90% de las aves marinas del mundo tienen plástico en sus intestinos, lo que causa la muerte de un millón de aves marinas por esta causa y la tendencia está al aumento. Este año la invitación es a que todos pongamos un granito de arena para luchar contra el plástico y ayudar a vivir a las aves.

Para ayudar a proteger las aves migratorias de esta amenaza, se hace necesario realizar proyectos locales sobre la gestión de residuos plásticos y modificar hábitos negativos con el medio ambiente.

Por lo tanto, el sentido común y la conciencia pueden ayudar a frenar la marea gigante de plástico que recorre los océanos del planeta. 

El Día Mundial de las Aves Migratorias 2019 es una oportunidad única para unir esfuerzos y meditar acerca del grave problema de la contaminación plástica y resaltar sus efectos negativos en las aves migratorias. 

Compartir