REVISTA DE SUSTENTABILIDAD

Cristalerías Toro avanza a la vanguardia en el cumplimiento de las nuevas normas ambientales

Cristalerías Toro avanza a la vanguardia en el cumplimiento de las nuevas normas ambientales
jueves 30 junio 2016

Este martes el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, informó que el Plan de Descontaminación Atmosférica de Santiago, que entraría en marcha en 2017, contempla medidas como evitar de manera permanente la venta de leña y calefactores, además de la prohibición de construcción de casas con chimeneas.

Orrego dijo que “hemos propuesto para el 2017 no sólo prohibir la leña para los días de preemergencia o emergencia, sino que prohibir la leña en Santiago”. Esto, ante la primera emergencia ambiental decretada este lunes y la décima preemergencia de este martes.

Cuando hay episodios críticos de contaminación, hay equipos en la industria que no pueden funcionar porque emiten contaminantes sobre la norma, lo que genera pérdidas que la Sofofa calcula en US$ 5 millones diarios.

La reducción del material particulado grueso (MP10) es uno de los principales logros del plan de descontaminación vigente. Así lo asegura el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, quien detalla que la superación de la norma de MP10 diaria pasó de 111% a 16% entre 1997 y 2014. Sin embargo, reconoce que desde 2011 el material particulado fino (MP 2,5), el más dañino para la salud, se ha mantenido estable, lo que hizo necesario un nuevo plan de descontaminación para Santiago, que hoy está en elaboración y entraría a regir en mayo de 2017.

La nueva normativa contempla medidas de emisión más exigentes para la industria, termina con la calefacción a leña y, en transporte, pone restricción permanente entre mayo y agosto de dos dígitos diarios a vehículos con sello verde anteriores a 2012.

El encargado de normativas de Cristalerías Toro, Heraldo Velozo, destaca que la firma, al estar siempre preocupada de impactar lo menos posible al medioambiente, cumple con todos los requisitos establecidos en la legislación. “En este plan de descontaminación vigente podemos mantenernos y producir tranquilos porque como empresa hemos hecho grandes inversiones, principalmente, en la adquisición de equipos e implementación de tecnología que aseguran el control de las emisiones atmosféricas como lo pide la autoridad. Nuestros equipos de control de emisiones son bastante eficientes y seguros”.

Velozo dice que Cristalerías Toro actualmente se encuentra trabajando en la ejecución de las nuevas exigencias que impone la normativa ambiental. “Se ha implementado un sistema de monitoreo continuo, que va a estar entregando datos en línea con la autoridad, lo que significa que habrá un acceso en cualquier momento para conocer nuestras emisiones. Por ello, estamos en el proceso de validación de nuestro sistema de monitoreo continúo para nuestras fuentes de hornos de fundición”, explica.

Posteriormente, según detalla, “debiéramos estar con los ensayos de validación a fin de este año, para que posteriormente la autoridad (la Seremi de Salud RM, a través de su Departamento de Control Sanitario de Emisiones) nos valide oficialmente esta exigencia”.

El encargado de normativas de Cristoro sostiene que la firma está bien preparada para el endurecimiento de la normativa medioambiental. Sin embargo, desliza su preocupación por lo que, a su juicio, es un criterio dispar de la autoridad sobre el sector industrial.

“El nuevo plan de descontaminación que entraría en vigencia el año 2017 contempla una reducción de emisiones para la industria cercana al 30%. En el caso de Cristalerías Toro, tenemos lo más avanzado en este momento en tecnología para disminuir las emisiones NOx (óxidos de nitrógeno). En material particulado no poseemos problema tampoco, porque estamos generando emisiones bajo lo que exige la norma, pero no sabemos en definitiva qué cifra se instaurará para nuestro establecimiento, lo que genera una incertidumbre”, afirma.

Velozo sostiene que, desgraciadamente, existe una mayor exigencia al sector por una imagen preconcebida en la opinión pública de que este tipo de empresas son más contaminantes. “La generación de polución no es principalmente de las industrias. La gran mayoría, como nosotros, cumple y ha realizado una tremenda inversión para cuidar el medioambiente, porque lograr controlar la contaminación implica inversión”.

La preocupación del ejecutivo radica en que a mayor restricción se estaría empujando a que “en un plazo mediano muchas empresas productivas tendrían que buscar nuevas instalaciones fuera de la Región Metropolitana, lo que afectaría no sólo a Cristalerías Toro, sino a todas las empresas que están instaladas, principalmente, dentro del anillo de Américo Vespucio”.

Compartir